ESCRITURA

CLASE XV. LA FORMACIÓN DE LECTORES EN EL TALLER LITERARIO

ALE MENDÉ

El hipertexto, tiene la peculiaridad de ser sustentable en el tiempo y da cuenta de la calidad en los procesos de lectura.

Comprendemos que la promoción de la lectura no tiene sentido si, a través de las actividades que se realizan para la formación de nuevos lectores, no vemos un correlato medible y sustentable en el tiempo.

Hemos reconocido en la actividad de los talleres literarios el camino por medio del cual podemos poner en causa uno de las grandes dificultades que tiene la promoción de la lectura y es la de concebir indicadores que nos permitan saber a ciencia cierta, cuantitativa y cualitativamente, la incidencia de las acciones de promoción y difusión de la lectura. Los talleres tienen la cualidad, de ejercer una acción directa, de formación de lectores en el seno de cada comunidad. Por lo tanto, la red literaria de permanente intercambio, nos permite comparar y evaluar avances y retrocesos, propios y de otros actores, comprender la diversidad cultural regional, fomentar la recuperación lingüística y expresiva y verificar el desarrollo de la trasmisión en forma conjunta.

La participación en la red, como coordinadores de talleres literarios, no solamente implica la difusión y el reconocimiento institucional a la transmisión sino también la asunción de un rol más amplio, activo y determinante en las políticas culturales de promoción y difusión de la lectura.

Como escritores, sabemos de la importancia que tiene el hecho de asentar por escrito una función institucional. No hay institución sin historia y por lo tanto sin escritura.La historia de una institución comienza a establecerse cuando esa institución escribe, se inscribe en la historia. Sabemos de la invisibilidad de la labor, constantemente ejercida en los talleres literarios, como así también el efecto que tienen en materia de formación de lectores y dirigentes culturales. Por lo tanto es importante en la red, dar cuenta del trabajo realizado y tener a disposición herramientas que permitan una evaluación permanente.

Muchas veces la actividad parcial local no refleja el estado de situación de la actividad de conjunto. Por este motivo dar cuenta de lo que hacemos en cada taller de la red, nos permite vincular la actividad a todos los talleres regionales.
Esta historización / institucionalización conjunta, posibilita reconocimiento del trabajo cultural realizado en el tiempo, la difusión y promoción permanente del rol de tallerista en el marco de la educación informal. Así también, da cuenta de factores sociales, políticos, regionales de fortalezas y debilidades que pueden ayudar a la nivelación en los logros efectivos de la promoción de la lectura y el pensamiento crítico.

Cuando hablamos de calidad de lectura, de construcción de un corpus crítico literario del campo popular, advertimos los profundos olvidos que alguna hegemonía cultural promovió desde las torres de babel eclipsando con otras luces, ni mejores ni peores sino ensombrecidas. En este sentido el trabajo en red también permite la restitución de escritos, autores y valores artísticos, que no han tenido en su momento, por condición regional, política o social el lugar que le correspondía. Se aspira de esta forma, a una promoción de la lectura, organizada y evaluada por todos que tome en cuenta la calidad educativa parcial y de conjunto.