SAFO

 

Safo, nació en el año 503 a.C. en Lesbos, isla griega que se encuentra cercana al Asia menor.

En De Compositione Verborum XXIII , Dionisio de Halicarnaso, la nombra con Anacreonte como los más altos exponentes de la lírica.

Vemos, otra vez una mujer prodiga en palabras, que dedica  el Himno a una diosa, esta vez es a la diosa Afrodita.

Safo acuña su amor por la deidad y con el ilustra las preocupaciones femeninas: deseo, amor, tristeza, abandono, celos, ternura. Estos intereses impulsan su opinión sobre la vida cotidiana, que se expande con la virtuosidad en el trabajo con la palabra. Por ésta elección de lo cotidiano,  la poesía griega, es un antes y un después de Safo. 

Desde luego que el hecho de haber nacido mujer, no dejo de imponérsele de alguna forma. El mismo Aristóteles al nombrar su justa popularidad, no deja de tener reparos cuando alude a la forma en que se alaba a los sabios y da como ejemplo, las alabanzas de los habitantes de Quíos a Homero, "aunque no fuera de esa ciudad", y los de Mitilene a Safo, "aunque fuera una mujer".

Más tarde, la historia conformó de ella una falsa imagen de prostitución y lascivia que dejaron durante muchos años a sus poemas en la oscuridad o bien ardiendo en el fuego. Sin embargo, su obra nos habla de un lugar, Lesbos, en el que se tejen amor, voluptuosidad y arte. Esto se debe a las características refinadas de una sociedad reconocida ya en el mundo antiguo, por la grandeza de sus mujeres. Es por eso que la poesía sáfica, pone en escena junto con el amor de la mujer a la hija, a la diosa, al hombre o hacia sí misma; toda la mitología que nos acerca a las Gracias, las Musas y Afrodita.

No se conocían de ella, más que algunos poemas, fragmentos extraídos de citas tardías y el himno. 

Sin embargo, Dirk Obbinnk, investigador de la Universidad de Oxford, parece haber encontrado dos nuevos poemas de Safo, según una noticia de "The Guardian".  Son algunos papiros del siglo III después de Cristo.  Un coleccionista en Londres tendría en sus manos el material cuyos fragmentos Obbinnk mostró en la línea de garantizar su tesis.  En la evaluación realizada por expertos y por estudiosos de la literatura de lírica griega, estos poemas serían, en efecto, de Safo por la coincidencia del estilo, los giros, la métrica característicos de la poeta. Este descubrimiento se suma a los fragmentos de poemas ya registrados y un poema íntegro el más completo dedicado a Afrodita.

 

Traducimos del inglés, uno de los poemas descubiertos en que Safo pide a Hera que su hermano Caraxus regrese a salvo.

 

No dejo de decir que Caraxus vendrá, 

con su nave desbordada de carga. Hasta ahí, creo, sólo Zeus 

sabe, y todos los dioses; pero vos, vos no deberías 

pensar en estos pensamientos, 

 

apenas enviarme, y mandarme

a ofrecer muchas oraciones a la reina Hera 

para que Caraxus llegue aquí, con 

su barco intacto, 

 

Y  estemos a salvo. Lo demás, 

dejemos todo a los poderes superiores; 

a tiempos de calma le siguen después 

grandes borrascas. 

 

Aquellos cuya fortuna el rey del Olimpo desea.

Ahora, van a tener problemas 

a [...] son bendecidos 

y por suerte más allá de comparar. 

 

En cuanto a nosotros, si Larichus debería [...] la cabeza 

y en algún momento llegara a ser un hombre, 

Luego de una desesperación desmedida

nos liberaremos pronto

 

versión A.M.