ANDALUCÍA

 

 

 

 

 

 

 

 

El cáliz se levanta en la iglesia de Jaén 

y nadie saborea el vino pasmado 

frente a los barriles de una madera seca, 

el tiempo.  La cueva del silencio

SUDACA

 

Estos relatos integran: Violencia, racismo, xenofobia, que es una segunda parte del libro: "Cartas a un amigo en Israel" de Carlos Liendro

Solo recuerdo que me desperté con un sabor raro en la boca. Alguno de los que estaban conmigo detenidos me decían que había pateado e insultado a una mujer. Fue en Barcelona, ahora no me acuerdo entre que estaciones.

El PÁJARO ME ESTABA COMIENDO LAS ENTRAÑAS

(Basado en el relato de una entrevista a José Donoso, escritor chileno, sobre su libro EL OBSENO PÁJARO DE LA NOCHE)

por Carlos Liendro

El pájaro me estaba comiendo las entrañas. Dejé a mi mujer y a mi hija en las Baleares y me fui a Princenton. Hace poco habíamos llegado de México. Ella me había dicho que aunque quemara las hojas de ese manuscrito todo seguiría por dentro.

GEOGRAFIA DE UNA NINFA

"Geografía de una ninfa" fue publicada este año (2014) en Contemporary Literary Horizon, revista de literatura dirigida por Daniel Dragomirescu y traducida al rumano "Geografia Unei Nimfe" por Violeta Florentina Baroana de la Universidad de Budapest.

Por Alejandra Mendé

Había terminado satisfactoriamente el dibujo de la oruga. Una especie llamativa, El Macaón. Fue fácil reconocer cada uno de sus anillos de pintas naranjas, negros y azulinos, tirar las primeras líneas y colorearla. Finalizado el dibujo  llené el fondo de la hoja con palabras. Grafismos que se columpiaban entre conceptos biológicos y literarios. Los primeros correspondientes a la especie y los segundos arrancados de una clasificación descriptiva.  Así, escribí: “en la vida, la importancia de los inicios, se refleja en el despliegue de esa vida y sus lazos”; la frase quedó escondida entre las características del género ornitóptero y el colorido esquema del cuerpo anillado y regordete.

DOS INSISTENCIAS, UN ENCUENTRO

Hace algunos años leí y me obsesionó el famoso texto en el que Heidegger toma un poema de Hölderlin y reflexiona sobre la frase “poéticamente el hombre habita...” Heidegger indica allí que cuando el hombre y la mujer del campo trabajan la tierra, llega un momento en que levantan la mirada hasta el cielo, el cielo es nombrado por el filosofo en toda su extensión, inclusive religiosa. Dice que entonces, los labradores se dan cuenta, de esa distancia inconmensurable, de esa distancia que es una dimensión inabordable ... y agrega que para medirla, lo único que cuenta es hacer ademanes. Los ademanes en el vacío que tratan de medir la dimensión, son los ademanes de la poesía. Por eso “poéticamente el hombre habita la tierra.”

Esta reflexión me hizo pensar en una experiencia personal frente a la muerte de mi padre, a los siete años. Me dijeron que estaba en el cielo y esa distancia me produjo una sensación inconmensurable. Entre el cielo y yo, la distancia... el ademán: la poesía.

TALLARICO el enroque es conmigo

Fresco como pan recién horneado. Valga esta frase oximorónica para anunciar la llegada de este imprescindible poemario: "El enroque es conmigo" de José Emilio Tallarico acaba de salir de gateras y esta casi en la pista. No soy yo nadie para contradecir al prologuista, así que simplemente cito el primer párrafo de su comentario:

Sobre "El enroque es conmigo"

“Eso oscuro que soy escarba”

TEXTO CÁLIDO, TEXTO FRÍO...

Cuando un texto, un poema, aparece ante nosotros con fuerza infrecuente, color, textura y hasta evocación de olores lejanos en el tiempo, decimos que tiene temperatura, o que es vibrante o cualquier otro adjetivo que exprese la concentración de elementos de fuerza que lo componen y, generalmente atribuímos esa temperatura, esa fuerza, al uso de adjetivos que refuercen la intención de mostrarlo así.

EL ACTO DE ESCRIBIR NOVELA

A fuerza de querer escribir bien, en la insistencia de trabajar con el significante, la literatura hace tope. Cuando más busco la forma de expresar algo, más me alejo del sentido. Es decir, pierdo lo que intenté escribir.

BIOPOLÍTICA, BIOPODER

La pregunta que se hacía Michel Foucault por los años 70 era ¿Por qué, al menos hasta hoy una política de la vida amenaza siempre con volverse acción para la muerte?, ya en este período se analiza en la obra del filósofo francés, la pregunta por el poder, partiendo que el período anterior de sus producciones eran la pregunta por el saber (1954- 1969), que se conocen a través de 'Historia de la locura', 'El nacimiento de la clínica, 'Las palabras y las cosas'. 

Otra clasificación lo divide en el método arqueológico y el método genealógico.  Del primero se cita la obra 'Arqueología del saber', y concluye con la lección inaugural en el College de France: L'ordre au discours (conocido como 'El orden del discurso'). Lo segundo es la emergencia del concepto de poder, es una reordenación de sus procedimientos que se identifican como genealogía. Los libros más conocidos de este período son 'Vigilar y castigar', 'Historia de la sexualidad', y todas sus clases que aparecen editadas después de su muerte. 

El concepto de Biopolítica nace en este período y son varios los autores que examinan la génesis moderna de este concepto, que para varios está atravesado de una profunda incertidumbre semántica, exponiéndolo a interpretaciones diversas y enfrentadas.

En' Las grietas del control. Vida, vigilancia y caos', Esther Díaz deconstruye algunos mecanismos coercitivos en territorios diferentes: lo urbano, los cuerpos tecnificados, el deseo liberador o excesivo y el mundo de la creatividad. Lo interesante es que aparte de sus reflexiones nos muestra a una cantidad de autores que nos permiten seguir indagando e investigando.

Los cuatro momentos de este trabajo para epistemología son algunas reflexiones sobre:   1) Gilles Deleuze 2) Donna Haraway 3) Roberto Espósito 4) Michel Foucault, teniendo como hilo conductor las concepciones de la biopolítica y el biopoder. En tres de ellos sobrevuela la epistemología de George Canguilhelm.

LA CRÍTICA EN “LAS RANAS” DE ARISTÓFANES

Desde la comedia, Aristófanes, produce en Las ranas una crítica sostenida a los poetas de su tiempo.

Las fiestas antesterias duraban tres días durante febrero-marzo, llamado antesterión (momento en el que nacen las flores, en griego anthos = flor). Al segundo día, se lo denominaba khoés o fiesta de las jarras en la que se servía el vino nuevo y se visitaba el santuario de Dioniso en las lagunas, en Limnais donde viven las ranas de la comedia.